12 de agosto de 2017

"El color del silencio", de Elia Barceló

Editorial Roca
2017



Sinopsis:


16 de julio de 1936, Islas Canarias. Un asesinato desencadena el golpe de Estado de Franco y el inicio de la Guerra Civil española.

20 de julio de 1969, Rabat, Marruecos. Una familia celebra el aterrizaje en la Luna en el jardín de una antigua mansión. Un asesinato tendrá lugar esa misma noche, destrozando el destino de la familia.

Madrid, época actual. Helena Guerrero es una artista de renombre internacional, conocida por las sombras que invaden sus cuadros y que, aparentemente, reflejan un misterio de su pasado que nadie ha sabido nunca explicar. Ahora, después de muchos años viviendo en el extranjero, en Adelaida, Australia, tres sucesos conspiran para traerla de vuelta a Madrid, tres episodios que reconfigurarán su pasado y su futuro: una terapia psicológica llamada «constelación», una boda en su familia y un correo electrónico de su distanciado cuñado le darán las pistas para descubrir qué sucedió realmente con su hermana Alicia, en 1969. Junto con Carlos, su pareja actual, Helena irá en búsqueda de respuestas a las terribles preguntas que la han acechado durante toda su vida. Viajará a Rabat, a la antigua mansión de su familia, La Mora, y se adentrará de nuevo en los frondosos jardines que han resguardado, durante años, con recelo, un oscuro y silencioso secreto familiar, el mismo secreto que parecía hablar, desde hace mucho tiempo, a través del color y de las sombras de sus cuadros.
............................................................................................................................

No he etiquetado este libro como novela negra o criminal porque aunque el suceso alrededor del cual gira toda la trama es un crimen cometido en 1969, el asesinato de la hermana de la protagonista, el libro no se centra tanto en averiguar quién mató a Alicia Guerrero como en el reencuentro y yo diría reconciliación de su hermana, Helena Guerrero, con su pasado y con el de su familia.

La vuelta a Madrid de Helena para asistir a la boda de su nieta y el reencuentro con una prima a la que hacía años que no veía la pondrán en contacto con  unas cajas que su madre le dejó para que conociera su historia. En varios capítulos que alternan con la narración se nos describen fotos con anotaciones que se encuentran en esas cajas y a partir de ellas y de las cartas, documentos y noticias que la protagonista va leyendo vemos cómo Helena va averiguando más sobre sus padres, descubriendo facetas sobre ellos absolutamente desconocidas y un secreto insospechado que pondrá su infancia y su vida entera en una nueva perspectiva. El lector va algo más adelantado que Helena en esa investigación sobre el pasado porque la autora alterna también capítulos sobre la vida de los padres de la protagonista y ello contribuye a crear y mantener tensión en el relato mientras esperamos que los personajes del presente de la historia descubran lo que nosotros intuimos o sabemos.

Combinando aspectos de novela histórica, de drama, de novela de descubrimiento personal, de thriller, la autora teje un entramado muy entretenido y muy bien escrito. La historia de los padres de Helena y la investigación que esta, ayudada por su pareja y sus nietos, lleva a cabo sobre aquella época te atrapan por completo, más por todas las subtramas que van surgiendo (niños robados, espías, adulterio...) que por la resolución del asesinato de Alicia, algo que se descubre al final, pero que no tiene en sí tanto interés como lo que Helena descubre sobre sus padres y su familia. Muy recomendable.




"Las lágrimas de Claire Jones", de Berna González Harbour

Editorial Planeta
2017
Serie: Comisaria Ruiz, libro 3


Sinopsis:

La comisaria María Ruiz se encuentra desterrada en una de las provincias españolas más tristes para una investigadora criminal. En Soria el último suceso irresuelto del que se tiene noticia ocurrió en 1954, cuando una mujer que presuntamente asesinó a su marido con matarratas desapareció para siempre. De estar viva, tendría 101 años. Desde que la destinaron a Soria, sacándola de la fiebre de Madrid, la comisaria Ruiz viaja todos los fines de semana a Ávila, donde acompaña en su trance entre la vida y la muerte a su compañero Tomás, que está en coma. Su viejo amigo, el comisario Carlos, finalmente ha conseguido convencerla para que un fin de semana se airee y vaya a visitarlo a Santander. Pero lo que tenían que ser un par de días de tranquilidad se convierte en el mejor incentivo para la comisaria Ruiz. El nuevo caso que Carlos tiene entre manos arranca con un coche abandonado en la zona del puerto. En el maletero, una chica muerta, y en el asiento del copiloto, un ejemplar del periódico The Times con fecha del 15 de octubre de 1998 y una noticia recortada. A estas pistas tendrá que enfrentarse una comisaria a quien el caso no le pertenece, pero que ella sí que necesita para no perder la cabeza y volver a sentirse realmente en activo y cercana a la realidad que mejor la define.
.........................................................................................................................................

Tercera entrega de las investigaciones de la comisaria María Ruiz, de la que ya dejé reseñas en mi blog anterior. Nos encontramos aquí con una protagonista en momentos de crisis, con su pareja en coma y desterrada a una ciudad en la que nunca pasa nada. María ha sufrido y sigue sufriendo, como tantos protagonistas de novela criminal, y supongo que eso hace al personaje más intenso, más vulnerable y a la vez más duro, una extraña mezcla.

Deseando salir de la realidad que la agobia, María se implica en la investigación de un crimen que se descubre en Santander mientras visita a su amigo, el comisario Carlos. Así conocermos la historia de Claire Jones, una jovencísima española de padres ingleses, a la que vamos descubriendo cada vez más frágil  y abandonada, terriblemente sola. En varios capítulos que se alternan con la investigación que María Ruiz lleva a cabo sobre su asesinato, vamos descubriendo algo de su infancia y los días previos a su muerte. Mientras tanto, la comisaria y su equipo anterior, ahora desarticulado por su "destierro", incluyendo al veterano periodista Luna, pendiente de dónde puede estar la noticia, pero también fiel a sus amigos, investigarán la muerte de la joven Claire, adentrándose en un mundo de corrupción policial que no era desconocido para muchos policías y altos cargos, pero al que nadie hasta entonces se había decidido a poner coto.

Además de seguir la investigación del crimen y las vicisitudes de la vida personal de María, con más sombras que claros la mayor parte del tiempo, conoceremos una parte muy interesante de la historia: la actividad de los cuáqueros en la posguerra española y la importancia de su labor ayudando a los exiliados del franquismo y a los represaliados.

Si no sois amantes de las series os aviso de que aunque no es necesario haber leído las anteriores entregas para seguir la trama, se hacen referencias a los casos y situaciones vividas en ellas, así que sería recomendable leerlas en orden; además, el final de esta historia cierra la investigación sobre la muerte de Clarie Jones, pero deja algunos cabos sueltos que invitan sin duda a continuar leyendo la serie para verlos cerrados. Parece que la autora tiene claro por donde van a ir los tiros, así que puede que no tengamos que esperar tanto como esta última vez para volver a saber de la comisaria Ruiz.

26 de julio de 2017

"El soñador y las damas", de Candice Hern

La Factoría de ideas
Editorial
Título original: Once a dreamer
Edición original: 2003
Traducción: David Luque Cantos

Sinopsis:

Cuando aconsejó a la obstinada Belinda que siguiera los designios de su corazón, no sabía que acababa de arrojarla a los brazos de un truhan... 

Eleanor Tennant quiere una compensación de la popular columnista que arruinó la vida de su sobrina Belinda, pero pronto descubrirá que el culpable de ese desaguisado es, inesperadamente, un hombre llamado Simon Westover. Este ha de proteger a toda costa su identidad oculta, y por ello accede a ayudarla en la búsqueda de Belinda y su amante. 

Sin embargo, disfrutar de la embriagadora cercanía de esta dama tan distinguida es demasiado para un romántico empedernido como Simon. ¿Cómo podrá convencer a Eleanor de que no es un simple entrometido, sino un caballero apasionado al que dominan intensos deseos? ¿Le demostrará de paso que los sueños románticos pueden hacerse realidad?

.....................................................................................................................................

Me ha gustado esta historia de dos personajes en principio tan opuestos y con un héroe tipo beta que inicialmente no me atraía gran cosa y que poco a poco me ha ido enganchando al descubrir que era algo más que un petimetre amante de la poesía florida y del romanticismo ingenuo. 

Simon es un romántico empedernido que no duda en ayudar a Eleanor a buscar a su sobrina en parte porque se siente culpable de la situación de la chica y en parte porque se siente muy atraído por su tía, Eleanor. Esta lo mira con desprecio cuando lo conoce, pero poco a poco va reconociendo no solo que se siente atraída por él físicamente, sino que su forma de pensar, aunque de un idealismo que ella rechaza, no es lo superficial y sin sustancia que creía inicialmente y que defiende unas ideas que buscan cambios profundos en la sociedad, cambios que ella ve imposibles por poco realistas, pero que siente que son necesarios.

Esta es una novela de viaje: se desarrolla fundamentalmente en el coche en el que viajan los protagonistas y en las posadas en las que hacen sus paradas. Poco a poco van conociéndose y exponiendo sus ideas y nosotros también vamos conociendo más a estos personajes que no son como creíamos en un principio. Creo que las situaciones que se plantean entre ambos y las conversaciones que entablan son muy realistas y se nota que la señora Hern es una profunda estudiosa de la época, de manera que sus personajes hablan y se mueven como caballeros y damas de comienzos del siglo XIX, no como personajes del siglo XXI jugando a los disfraces. Y si pensais que la situación que se plantea en la novela no pudo darse en la realidad, leed los comentarios de Candice Hern sobre cómo surgió la idea de escribir esta serie de "El gabinete de las damas" y sus investigaciones sobre revistas similares de la época en su web. Por si vuestro nivel de inglés no es suficiente para entenderla os resumo lo principal y es que  "The Lady’s Monthly Museum", una publicación que se menciona en la novela y la que quiere enfrentarse "El gabinete de las damas", existió realmente y estuvo dirigida por un grupo de hombres, aunque de cara al público se hablase de una "Sociedad de damas", cuyo claro objetivo era difundir valores tradicionales entre las mujeres y evitar que se propagasen ideas feministas consideradas peligrosas y revolucionarias como las de Mary Wollstonecraft, escritora y filósofa  precursora del feminismo que vivió por aquella época.

Las referencias históricas y la autenticidad de ambientes y personajes son para mí lo mejor de esta novela, aunque también debo subrayar que la evolución de los sentimientos de los personajes está muy bien contada y la tensión sexual que existe entre ellos también. Como novela moderna, no renuncia a su escena de sexo entre los protagonistas, romántica (de acuerdo con el carácter del protagonista) y muy bien narrada, pero tendréis que esperar a prácticamente al final para tenerla. Así que ni mucho sexo ni mucha acción (también fundamentalmente al final), algo que probablemente vende poco hoy en día, pero una buena historia bien contada.

Como curiosidad, os dejo el enlace a un artículo de la autora en el que describe el coche de caballos en el los protagonistas realizan su viaje y que se publicó en la web "Reader to reader". Al parecer, estos coches no eran conducidos por un cochero, sino que los caballos, un par o dos, eran dirigidos por postillones, mozos subidos en los caballos.

24 de julio de 2017

"Imagen en el espejo", de Sandra Brown

Zeta bolsillo
Edición: 2009
Traducción: Antonio Kerrigan Gurevitch
Título original: Mirror image
Edición original: 1990

Sinopsis:

El accidente aéreo en un jet que volaba hacia Dallas no fue precisamente una tragedia para Avery Daniels. De hecho, signifcó una oportunidad de oro para mejorar su carrera.

Al mismo tiempo, la convirtió en el personaje crucial de un drama de violentas pasiones y deseos mortíferos. Una suplantación de personalidad, un proyecto de homicidio y un profundo y violento amor son los elementos de este fascinante relato, en el que la brillantez de Sandra Brown logra mantener ocultos todos los resortes que permitirán un fnal sorprendente.
.....................................................................................................

Si leéis este libro vais a necesitar lo que se llama "suspensión de la incredulidad" desde el minuto uno y tener claro que en Romancelandia, como dice Bona Caballero, de "Romántica, no rosa", todo es posible. Pero con esas premisas, podéis pasar un rato superentretenido con esta historia que nos devuelve al mundo de Dallas o Dinastía pero con una intriga de fondo que te mantiene en vilo hasta el último momento.

Nada más lejos de mis ideales personales y políticos que los millonarios americanos que se presentan a cargos políticos, me fastidian las familias aparentemente unidas que venden una imagen y son todo lo contrario, y las mujeres entregadas a las campañas de sus maridos me dan grima. A pesar de todo, me ha enganchado esta historia en cuyo telón de fondo está todo eso que os he contado.

Seguramente con la sinopsis del libro no os habéis enterado de gran cosa; pues alucinad: se trata de una periodista que sobrevive a un accidente de avión y a la que confunden con la esposa de un millonario tejano que se presenta al Senado de los Estados Unidos. La periodista no puede hablar ni evitar que le operen y le dejen la cara de la difunta señora Rutledge y cuando por fin sí que habla, decide seguir con el engaño para descubrir quién quiere matar a "su marido" (alguien le ha susurrado que el plan sigue adelante mientras estaba hospitalizada sin poder moverse, por lo que cree que la muerta era cómplice de intentar matar al candidato).  A partir de aquí vemos a Avery, la periodista, viviendo como la señora Rutledge y cambiando por completo la forma de ser de Carole Rutlege, una bruja superificial que engañaba a su marido, descuidaba a su hija y estaba enemistada con toda la familia, familia que dista mucho de ser ideal. Por increíble que todo parezca, creo que está muy bien contado y la autora consigue que nos lo creamos, aunque estemos buena parte del tiempo sufriendo un poquillo pensando, "¿pero cómo va a salir esta mujer de este embrollo?". Pues al final lo consigue.

Lujo, intentos de asesinato, familias no muy estructuradas a pesar de las apariencias y secretos del pasado, todo bien combinado con tensión sexual (no resuelta y resuelta, de las dos) y pistas dosificadas para hacernos dudar de todos los personajes. He pasado un buen rato con este libro a pesar de que creía que el tema no me iba a enganchar en absoluto. Muy bien, Sra. Brown.

"Escrito en el agua", dePaula Hawkins

Editorial Planeta
Año de edición: 2017
Título original: Into the water
Traducción: Alex Montoto


Sinopsis:

Pocos días antes de morir, Nel Abbott estuvo llamando a su hermana, pero Jules no cogió el teléfono, ignoró sus súplicas de ayuda. Ahora Nel está muerta. Dicen que saltó al río. Y Jules se ve arrastrada al pequeño pueblo de los veranos de su infancia, un lugar del que creía haber escapado, para cuidar de la adolescente que su hermana deja atrás. Pero Jules tiene miedo. Mucho miedo. Miedo al agua, miedo de sus recuerdos enterrados largo tiempo atrás, y miedo, sobre todo, de su certeza de que Nel nunca habría saltado…
.......................................................................................

Me gustó mucho más "La chica del tren"; cuando escribí la reseña de esa novela decía que no me perdería la siguiente y no me la he perdido, pero no me he enganchado tanto como con la anterior.

La historia se cuenta a través del punto de vista de varios personajes, un recurso que ya se utilizó en "La chica del tren", pero que aquí me ha resultado algo más lioso que en aquella, quizás porque había más puntos de vista, y me ha costado centrarme en la historia. Por otra parte, lo que realmente me ha enganchado es la relación de Jules con su hermana muerta, la narración del momento en que perdieron contacto y por qué,  y también la relación de Jules con su sobrina, un personaje muy interesante y que a mi parecer  representa muy bien a una adolescente de carácter fuerte y en guerra con el mundo; el resto, la muerte de Nel y las anteriores muertes en la poza me ha mantenido pillada, pero menos. Y el final es inesperado, relativamente, porque quién está implicado de alguna manera es obvio bastante pronto, aunque no llegues a acertar hasta qué punto.

Quizás lo que menos me ha gustado ha sido el que se dejan cabos sueltos que no acaban de cerrar la historia, con personajes que desaparecen sin que sepamos exactamente qué les ocurre, fantasmas del pasado que parece ser que fueron asesinados, pero no se nos cuenta exactamente cómo ni cuándo...

En fin, que me ha resultado entretenido, pero sin la emoción del anterior libro de la autora.

10 de julio de 2017

"Mi nombre era Eileen", de Otessa Moshfegh

Editorial Alfaguara
2017
Título original: Eileen
Edición original: 2015
Traducción: Damià Alou

Sinopsis:

La Navidad ofrece muy poco a Eileen Dunlop, una chica modesta y perturbada atrapada entre su papel de cuidadora de un padre alcohólico y su empleo administrativo en Moorehead, un correccional de menores cargado de horrores cotidianos. Eileen templa sus tristes días con fantasías perversas y sueña con huir a una gran ciudad. Mientras tanto, llena sus noches con pequeños hurtos en la tienda local, espiando a Randy, un ingenuo y musculoso guardia del reformatorio, y limpiando los desastres que su padre deja en casa.

Cuando la brillante, guapa y alegre Rebecca Saint John hace su aparición como nueva directora educativa de Moorehead, Eileen es incapaz de resistirse a esa milagrosa e incipiente amistad. Pero en un giro digno de Hitchcock, el cariño de Eileen por Rebecca la convierte en cómplice de un crimen.
...............................................................................................................................................

Ganadora del prestigioso Premio PEN/Hemingway al mejor debut literario, nominado al Man Booker Prize 2016, su autora, Otessa Moshfegh fue elegida como una de las mejores novelistas jóvenes de Estados Unidos por la revista Granta y de ella dicen por ahí que sería el vástago del siempre malvado Jim Thompson y la siempre retorcida Patricia Highsmith. No tengo ninguna lectura reciente de Patricia Highsmith, que supongo es de sobra conocida por muchos de vosotros aunque solo sea por las adaptaciones desus obras para la gran pantalla, pero conocí no hace mucho a Jim Thompson y creo que estoy de acuerdo: esta novela es perturbadora, cruda y bucea en lo peor del alma humana.

Etiquetada como thriller por algunos, yo no sabría qué etiqueta ponerle, aunque tengo claro que tiene un lado muy negro y también criminal, así que eso he acabado poniendo en el blog, pero no esperéis una novela de crímenes e investigaciones. La protagonista nos anuncia desde el pricipio que va a hablarnos de cómo acabó marchándose de casa y va añadiendo poco a poco pinceladas que nos hacen pensar en que hizo algo muy gordo antes de marcharse, aunque no acabase de imaginarte realmente qué pudo ser. No voy a contaros todo lo que se me fue pasando por la cabeza conforme leía para dejar que la imaginación de cada uno funciona libre si os da por leerla.

Eileen, al menos ese es el nombre que la voz narradora nos da cuando empieza la historia, decide en su vejez contar su historia y nos retrata a una joven de veinticuatro que vive en los años sesenta con su padre alcohólico, trabaja en un reformatorio, no tiene amigas y ha carecido desde siempre de una familia estructurada, cariño y referentes morales. Inadaptada, alcohólica, anoréxica, autodestructiva, cruel, amargada, infeliz, cándida, mordaz... múltiples son los adjetivos con los que podemos referirnos a ella conforme más conocemos su historia y vamos pasando del desagrado a la compasión casi sin solución de continuidad. La verdad es que el único respiro que te da la novela es el saber que quien la narra ha llegado a ser una anciana y parece que alcanzó en algún momento una vida mínimamente feliz, o al menos, que consiguió un entente cordial con el mundo mucho mayor que el que tuvo en su infancia y juventud, porque los hechos que nos va narrando sobre los días previos a su escapada y las breves pinceladas que nos ofrece sobre su infancia son absolutamente descorazonadores.

Supongo que me ha gustado. Digo supongo porque no es una novela que te deje un buen sabor de boca, pero desde luego no te deja indiferente y te hace reflexionar sobre el ser humano, las emociones y las relaciones humanas. Describe un mundo cerrado y oscuro de gente preocupada solo de sí misma y ciega a las desgracias ajenas, un mundo en el que tampoco esos desgraciados se te hacen simpáticos porque todos son igualmente egoístas y desagradables; al mismo tiempo, en medio de tanta fealdad hay breve chispas de luz cuando nos cuenta las pequeñas esperanzas de Eileen, su deseo de ser querida, alguna reacción de su padre que parece mostrar que algo se preocupa por ella, la fragilidad y el deseo de amor del joven Lee, el niño del reformatorio que será clave en esta historia y, al menos, la esperanza de un cambio en la huida final de la protagonista y su nuevo comienzo. Ciertamente, si nos cuentan la historia en tercera persona y la acaban con el suicidio de Eileen o con esta realizando una masacre en el pueblo hubiera resultado absolutamente creíble; afortunadamente para nuestra tranquilidad, la cosa acaba algo mejor, aunque no bien, ni mucho menos.

5 de julio de 2017

"A duke of her own", de Eloisa James

 Avon
2009
Libro 6 de la serie "Desperate Duchesses"


Sinopsis:

Leopold Dautry, el tristemente célebre Duque de Villiers, tiene hacer pronto una buena boda -y sus posibilidades de elección, desgraciadamente, son escasas. La hija del Duque de Montague, Eleanor, es muy hermosas e inteligente. Villier se promete con ella sin pensarlo.

Después de todo, no hay otra mujer que cumpla los requisitos.

Lisette, la franca hija del Duque de Gilner, no se preocupa en absoluto por la ropa o el decoro. Está prometida a otro hombre y no le importa nada el estatus o un título. La mitad de la alta sociedad cree que está loca y Villiers empieza a creer lo mismo.

Entre la lógica y la pasión, entre la inteligencia y la imaginación, Villiers se encuentra al borde de un comportamiento inapropiado. Pero no es hasta que se enfrente en un duelo a muerte por la reputaicón de la mujer que ama que finalmente se da cuenta de que el mayor riesgo que afronte puede que no sea el del campo del honor.

Sino en el dormitorio. Y en el corazón.

..............................................................................................................................

Personajes originales y muy de la época, buena ambientación, referencias literarias,... todo muy cuidado y al mismo tiempo ligero, como suelen ser las novelas de esta autora. Pero no es la novela que yo recomendaría de la escritora para empezar y es que, decididamente, las tiene mejores.

El argumento del libro no tiene ninguna intriga y no especial tensión, no más que pensar cuándo los protagonistas se darán cuenta de están hechos el uno para el otro de verdad, de que pueden ser una pareja duradera y no una pasión pasajera. Ambos creen que deben casarse con otra persona (un argumento que ya se ha dado en otras novelas de esta autora): Eleanor porque cree seguir enamorada de su primer amor y Villiers porque piensa que Lisette es la mejor opción para criar a sus hijos.; ambos no pueden estar más equivocados y el lector lo ve claramente, pero la autora se empeña en mantener a sus protagonistas engañados hasta el último momento y se van introduciendo que alargan algo más la trama, pero sin que ésta gane interés de verdad.

Especialmente irritante me resultó el personaje de Lisette y la ceguera de Villiers con respecto a ella. Es una mujer claramente inestable, incluso enferma mental diría yo, y él parece no darse cuenta de lo perjudicial para una familia que su comportamiento puede ser, solo es capaz de ver lo positivo que sería un matrimonio con la hija de un duque y el hecho de que aparentemente a ella no le importa que sus hijos sean bastardos y que podría educarlos sin importarle los convencionalismos sociales. Pero la locura de esa mujer la hace bastante antipática al lector y resulta incomprensible que el duque no vea más allá de sus narices, la verdad.

Creo que el punto de partida de la historia está muy bien y, como he dicho al principio, la ambientación y los detalles también, pero la trama se alarga de manera un tanto forzada con el trillado recurso de los niños, aunque tengan su papel justificado por ser los hijos bastardos del duque y la causa de que éste busque casarse cuanto antes para darles una madre y asegurar su aceptación social. Las historias del orfanato, el juego de la caza del tesoro y la intervención de Tobías, el hijo mayor de Villiers, van haciendo avanzar algo la trama y los protagonistas se van relacionando cada vez más hasta darse cuenta de que de verdad se aman y que las relaciones que pensaban que eran las mejores para ellos no lo son en realidad. Las escenas de sexo están muy bien contadas, aunque probablemente alguna no tiene más sentido que rellenar páginas y vender más.

Quizás lo mejor sea cierto tono de novela de enredo y cierto melodramatismo no exento de comicidad que es muy apropiado para el tipo de historia y la época en que se desarrolla. Hasta los momentos más trágicos tienen un cierto tono desenfadado y que incluso roza lo absurdo: el antiguo amor de Eleanor volviendo con ella y retando a Villiers a duelo para defender su honor, las reacciones de Lisette ante el perro de Eleanor, la huida del orfanato de las gemelas del duque, el momento final en que se descubre algo terrible sobre el pasado de Lisette...

En definitiva, me parece recomendable sobre todo para quienes gustan de cerrar las series y bien escrita, pero su lectura no me acabó de enganchar.